martes, 23 de abril de 2013

Vista nublada en los papeles de Alberti

video


La vida en el hotel es impersonal, cuatro paredes exentas de interés con escasez de cuadros interesantes y de mínimos elementos que inciten a yo que sé….Lo cierto es que la vida en un hotel es aburrida, he dicho lo de impersonal por comenzar con un pie más o menos delicado pero ¿Por qué serlo? No hace falta, las cuatro paredes de este hotel son aburridas y horrorosas.

Yo soy arquitecto (caras de sorpresa incredulidad e incomprensión) Ya, es lo que me suele pasar cuando lo digo, me he esforzado tanto en ser el músico que cuando digo lo que he dicho, el mundo se rasga las vestiduras y mi yo se queda cansado en un rincón, esperando dormirse, pero yo tengo un grave problema de sueño, por tanto mi yo se queda quieto parada y sin decir nada, solo esboza una sonrisa y repite que yo soy  Arquitecto.

Me está costando hacer este alicatado de palabras sin utilizar ningún símil musical, claro ¡no te jode! Dos años hablando en este Vampiro de Adagios, alegros fusas y corcheas, como para que ahora resulte fácil dejárselas en la carpeta correspondiente. Pero todo esto no me aparta de la senda por la que hoy camino, no es el recorrido de baldosas amarillas, aunque tratándose de construcción bien pudiera serlo. Camino por la arquitectura y es el instrumento elegido para no decir nada o decir aquello que no sé decir, hace dos años un 15 de Abril mi hermano pequeño me hizo este blog, solo me preguntó el nombre que quería darle, luego el hizo sus aportaciones estéticas, y ellas fueron soporte durante un año; luego llegué yo y lo cambié porque yo suelo cambiar las cosas aunque como buen hijo de mi patria soy tenaz (no confundir tenacidad con cabezonería) y necesito un decorado acorde con mi manera de actuar.

Esto desemboca en que las habitaciones de los hoteles –éste en concreto- son impersonales. Una semana en Londres y la vida en un hotel es cenicienta, la cama nunca acaba siendo tuya, el baño tampoco, siempre hay una sensación de orden cada tarde cuando vuelves que te resulta de tan aséptico aburrido, de tan ordenado una puerta a la locura.

Me dedico a dibujar, me siento en la cama y con el cuaderno y el lápiz hago dibujos raros, últimamente mi obsesión es el agua, tampoco es una obsesión era como al principio un intento de ser delicado y yo no soy delicado, soy más bien arisco, soy directo, soy el arquitecto aunque no soy artista, últimamente he leído cosas sobre los artistas y no suelo estar de acuerdo con casi ninguna. Yo solo soy el que desordena la cama con su lápiz y su cuaderno y dibuja torrentes de agua, lagos, sirenas y piedras que van saltando y haciendo ondas. Llevo un rato haciendo dibujos y la cama ha perdido esa tersura de las sábanas de hotel, rígidas como cal viva en una  fachada del sur.

Si esto lo estuviera escribiendo uno de los intelectuales que acuden con cierta asiduidad al saloncito de Madame Susseau, diría aquello de: “la belleza de los arquitectos y las torres creadas, donde los miradores son caricias de Zeus y el pensamiento se respira como el elixir de eternidad esa que fragua Hefesto en su yunque de lava y caverna” Bien a estas alturas entrareis en coincidencia conmigo y tendréis la percepción de que este tipo de chorradas solo las puede escribir la gente que va a ese saloncito.

He disfrutado mucho con Vitrubio, con ciertos aspectos de aquello que ha sido crear el espacio de los espacios, ya sé que eso es tan relativo como lo del arte dentro del arte, pero al menos hay aguas que siempre son cristalinas porque corren con la libertad del torrente y la sabiduría del arroyo, Y siempre llego a Alberti, sus papeles sus conceptos que son mera ilustración aunque yo navego en esas líneas y en ese mundo de titas pretéritas pensando en el maestro, en las obras y en el aprendiz, pensando en agua que mueve mi vida.

Nadie....... es algo demasiado grande para referirme a lo frío y triste que es estar en un hotel con unas paredes tan oscuras, si de mí dependiera las forraría con papeles del tratado de Alberti, aunque solo tuviera lágrimas para pegarlas, a fin de cuentas son parte de mi tema favorito para dibujar, el agua.


No hay comentarios:

Publicar un comentario