miércoles, 28 de diciembre de 2011

Somriure per a un Àngel - Sonrisa para un Ángel

video

27-12-2011
Grabación realizada por Jean François Bourdierd ¡Gracias!
Enregistrement fait par vous Jean François Bourdierd ¡très reconnaissants!


CATALÀ

Faltaven vint minuts i aquí estàvem els dos, com sempre, com en tantes ocasions, però sabíem que aquesta no era com sempre, que està en realitat era aquesta ocasió aquest moment diferent a uns altres per enyorat per desitjat.

Va haver-hi un moment en el qual es va fer el silenci, en el qual amb una mirada vam ser conscients que ens anàvem a dir aquest fins ara, fins aviat; l'estada a poc a poc s'anava quedant buida, en la contigua el cor, miraves el frac insisties que la faixa  estigués en el seu lloc, miraves a l'infinit.

Seguies dempeus, el teu cos temperat, però els teus ulls delataven els nervis.

-Estàs bé? –mentre mires la solapa del frac-
- Sí, tranquil

Va arribar aquesta abraçada, aquest tot va a sortir bé, aquesta calor que sempre m'acompanya, pensaments aglutinats amb nervis, i aquest et vull que sempre sona a glòria venint de tu, que aporta la seguretat que necessito en aquest instant. Un últim cop d'ull, la faixa està en el seu lloc, el corbatí també.

-Intenta ser proper quan surtis, saluda amb un somriure.
-No et prometo gens

Surts per la porta, et dónes la volta, retrocedeixes i altres dos petons, pel passadís segueixes caminant, et creues amb Marcel el primer violí, li abraces, li desitges sort li súpliques amb la teva mirada fins i tot que aquesta nit sigui la gran nit.
El passadís està il·luminat et dónes la volta, mires i segueixo en la porta, tots dos ens mirem falten quinze minuts, en aquesta fracció de temps com sempre els teus nervis es disparen i els meus es temperen, són aquestes disparitats de la naturalesa, per a tu la primera fila l'autèntic poltre de tortura, per a mí la sensació de que avui tindré l'esquena coberta. Avui en l'afectiu com sempre seràs el guardià.

Em faig una abraçada amb Marcel, una picada d'ullet de complicitat, et veig en el passadís encara, en una distància que em permet entrellucar emocions, pinso en aquest passadís com un recorregut, el que ens ha portat junts fins a aquí, recordo aquella tarda de desembre a Saragossa, un concert també de Nadal quatre peces fàcils de Sibelius per a mi i Chopin per a Marcos, aquest va ser el punt de partida, després Madrid, Berlín, Barcelona, València i la teva fusió amb la primera fila, les nits de converses fins a la matinada, de bell aprenentatge.

Intueixo que segueixen afinant, ja queda poc, separo les notes i la bullícia de la gent acomodant-se, pinso en tots, ha estat un encert no saber on esteu així no us busco, però pinso en tu, crec que aquest és el nostre moment, crec que vaig a saludar amb un somriure, perquè et dec milions de somriures, perquè t'haig d'estar aquí. Em sento feliç de tot l'esforç que has fet, de com una vegada més t'has tirat a l'esquena tot el treball, per fer d'aquest moment, el moment de tots nosaltres, del conjunt per així afegir un altre fonament de felicitat a les nostres vides.

Em sento abrigallat, em sento amb aquest Àngel que solament tu atresores com ningú podria fer-ho, em sento orgullós, perquè ets el meu millor orgull i sobre totes les coses em sento feliç, molt feliç, nedant entre els sons d'aquests instruments afinant, entre les veus del cor fent gorgoritos per a la segona part, feliç pensant que junts hem fet aquest recorregut i que ara solament resta fer el que millor sabem fer Donar-ho tot!

Són les 19.00 hores, sé que tot està llest inclòs la faixa, encaro el passadís, sento el murmuri, les mànigues rectes , en l'esquerra col·locada la batuta, han deixat d'afinar, s'obre la porta, l'explosió de llum, els primers aplaudiments –tots dos sabem que aquests són de cortesia- avanço i salutació amb un somriure, un somriure per a tu i per a mi -un somriure que anuncia que sóc feliç- destret la mà de Marcel, i miro al públic, pujo la tarima i estic tranquil, em dono la volta i segueixo somrient, segueixo feliç no podria deixar d'estar-ho perquè sé que en la primera fila està el meu Àngel, està el meu pare.

CASTELLÀ

Faltaban veinte minutos y ahí estábamos los dos, como siempre, como en tantas ocasiones, pero sabíamos que esta no era como siempre, que está en realidad era esa ocasión ese momento distinto a otros por añorado por deseado.

Hubo un momento en el que se hizo el silencio, en el que con  una mirada fuimos conscientes de que nos íbamos a decir ese hasta luego, hasta pronto; la estancia poco a poco se iba quedando vacía, en la contigua el coro, mirabas el frac insistías en que el fajín estuviera en su sitio, mirabas al infinito.

Seguías de pie, tu cuerpo templado, pero tus ojos delataban los nervios. 

-¿Estás bien? –mientras miras la solapa del frac-
- Sí, tranquilo

Llegó ese abrazo, ese todo va a salir bien, ese calor que siempre me acompaña, pensamientos aglutinados con nervios, y ese te quiero que siempre suena a gloria viniendo de ti, que aporta la seguridad que necesito en ese instante. Un último vistazo, el fajín está en su sitio, la pajarita también.

-Intenta ser cercano cuando salgas, saluda con una sonrisa.
-No te prometo nada

Sales por la puerta, te das la vuelta, retrocedes y otros dos besos, por el pasillo sigues andando, te cruzas con Marcel el primer violín, le abrazas, le deseas suerte le súplicas con tu mirada incluso que esa noche sea la gran noche.

El pasillo está iluminado te das la vuelta, miras y sigo en la puerta, ambos nos miramos faltan quince minutos, en esa fracción de tiempo como siempre tus nervios se disparan y los míos se templan, son esas disparidades de la naturaleza, para ti la primera fila el auténtico potro de tortura, para mí la sensación de que hoy tendré la espalda cubierta. Hoy en lo afectivo como siempre serás el guardián.

Me doy un abrazo con Marcel, un guiño de complicidad, te veo en el pasillo aún, en una distancia que me permite atisbar emociones, pienso en ese pasillo como un recorrido, el que nos ha traído juntos hasta aquí, recuerdo aquella tarde de diciembre en Zaragoza, un concierto también de Navidad cuatro piezas fáciles de Sibelius para mí y Chopin para Marcos, ese fue el punto de partida, luego Madrid, Berlín, Barcelona, Valencia y tu fusión con la primera fila, las noches de conversaciones hasta la madrugada, de bello aprendizaje.

Percibo que siguen afinando, ya queda poco, separo las notas y el bullicio de la gente acomodándose, pienso en todos, ha sido un acierto no saber dónde estáis así no os busco, pero pienso en ti, creo que este es nuestro momento, creo que voy a saludar con una sonrisa, porque te debo millones de sonrisas, porque te debo estar aquí. Me siento feliz de todo el esfuerzo que has hecho, de cómo una vez más te has echado a la espalda todo el trabajo, para hacer de este momento, el momento de todos nosotros, del conjunto para así añadir otro cimiento de felicidad a nuestras vidas.

Me siento arropado, me siento con ese Ángel que solo tú atesoras como nadie podría hacerlo, me siento orgulloso, porque eres mi mejor orgullo y sobre todas las cosas me siento feliz, muy feliz, nadando entre los sonidos de estos instrumentos afinando, entre las voces del coro haciendo gorgoritos para la segunda parte, feliz pensando en que juntos hemos hecho este recorrido y que ahora solo resta hacer lo que mejor sabemos hacer ¡Darlo todo!

Son las 19.00 horas, sé que todo está listo incluido el fajín, encaro el pasillo, oigo el murmullo, las mangas rectas , en la izquierda colocada la batuta, han dejado de afinar, se abre la puerta, la explosión de luz, los primeros aplausos –ambos sabemos que estos son de cortesía- avanzo y saludo con una sonrisa, una sonrisa para ti y para mí -una sonrisa que anuncia que soy feliz- aprieto la mano de Marcel, y miro al público, subo la tarima y estoy tranquilo,  me doy la vuelta y sigo sonriendo, sigo feliz no podría dejar de estarlo porque sé que en la primera fila está mi Ángel, está mi padre.













15 comentarios:

  1. Este texto me ha hecho revivir esos instantes previos a un concierto que bien necesitarían páginas y páginas de explicaciones, porque en ellos se conjugan miedos, capacidades, detalles que sólo cobran importancia cuando el cerebro desactiva algunas partes y se concentra en la percepción y luego la figura de ese ángel paternal que da la seguridad de lo atávico, tu credencial de pasado y apoyo de futuro. Espero que estés teniendo unas Navidades estupendas en la madrastra España. Yo hasta mediados de enero no tengo vacaciones así que padezco aquí de ausencia total de occidente.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No diré nada, no hay que entrometerse en los momentos cómplices ;)

    No dudo de que el final de ese día fue muy grande maño!

    ResponderEliminar
  3. Bello, emocionante y entrañable texto.Narrado con una maestría que consigue que las palabras acaricien al lector.Me alegro de que tengas a ese ángel a tu lado, me alegro de que sepas apreciarlo, de modo que yo también soy feliz como vosotros en ese instante perfecto.
    Desearte lo mejor para el año que comienza, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Une merveilleuse soirée, un concert inoubliable, remplissage nos coeurs avec cette merveilleuse musique espagnole, vaut mieux ne pas dire n'importe quoi, pense que tu es formidable, félicitations

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola amigo Didac!, primero felicitarte por tu relato, escueto, contundente y poético.
    Te parecerá mentira, a tí y a todos los que te siguen en el "Blog"...¡Yo no tengo oido musical!...¡No me explico como puedo ser poeta!...son paradojas incomprensibles, pero....pero ¡Si que soy nieto de músico!, un músico de Carcastillo (bardenero navarro): Longinos Echauz.
    Me gustaría escribirte uno de mis poemas "A vuela ordenador", pero creo que el enlace que te dejo de mi poema "Cuán els ocells refilen al camp" entra mas a saco en tu magnífico relato:http://joseba-ayensa.blogspot.com/2010/10/quan-els-ocells-refilen-al-camp.html

    ResponderEliminar
  6. ¡Que puedo decir! Yo estaba allí, sentí esa sonrisa, sentí como Ángel apretaba las manos, permanecía inmóvil empapándose de cada una de las notas, de cada uno de los movimientos y como acorde tras acorde, tono tras tono, su inmenso amor le hacía disfrutar del momento, del orgullo que siempre ha tenido hacía el músico, hacia el niño bueno.

    Jo crec que ets gran, no per pujar-te a la tarima, no per aquesta valentia de les teves 21 gairebé… en transició als 22, crec que ets gran perquè ets bo, tens un cor immens i saps agrair tota la confiança que han dipositat en tu, aquesta tarda, Ángel et mirava i mirava a la seva dreta una mare i pensava en Andréu en com aquell músic de la Banda de Valderrobres, t'estava aplaudint des del cel.

    ¡Un beso niño grande, el día 1 te vamos a llenar de abrazos!

    ResponderEliminar
  7. Cuanto hubiera deseado estar allí. Sabes también que mucha gente, muchos amigos te acompañamos con el corazón. Como en tanas ocasiones he dicho eres de otra dimensión, y las personas que te leen, que van sabiendo de ti, tienen que saber que sobre todo eres un trabajador incansable, material sensible y un inagotable sostenido empeño.

    Es cierto que tienes un Ángel, que daría todo lo que fuera por ti, pero lo más importante es que cada día le das más alegrías, hubiera sido fantástico darle un abrazo ese martes, y dártelo a ti también.

    ¡Gracias por tu visita relámpago! Y desde mi corazón Felicidades, te vas haciendo mayo, grande ya eres.

    ResponderEliminar
  8. Aníbal

    Y lo duro que es forjar esa credencial de pasado, viajes, horas soportadas estoicamente, para al final sonreír y por fin templar los nervios cuando dos horas más tarde todo ha salido correctamente. Conciertos poesías, creación en suma en una sociedad donde las tinieblas se legislan con tanta facilidad. Te saludo apenas he bajado del avión que me ha traído de vuelta. Tan 72 horas en la España de los negros horizontes, y ya de vuelta.

    Un muy feliz año para ti y felices y merecidas vacaciones. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Saiz

    Al final fue un día grande, pero lo fue porque se abren las puertas de lo que está por venir, por interpretar, por disfrutar, por escribir, y los días grandes en ocasiones, son consecuencia de noches de grandes conversaciones con un amigo.

    Feliz año, y como dice nuestra Amaral, seguiremos caminando hacia lo salvaje.

    ResponderEliminar
  10. Clochard

    Es importante contar con un apoyo tan decisivo y más en estos torbellinos, que tan delgada tiene la línea con el mal entendido espectáculo. Feliz año y que no falte el buen humor, nos vendrá muy bien.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Bourdierd

    Je suis très reconnaissant pour votre travail et votre engagement dans l'après-midi. La musique était une Union entre les gens, et vous êtes un excellent exemple.

    Muchas gracias/ Merci beaucoup

    ResponderEliminar
  12. Tatojimmy

    Espero empezar a pagarlas todas este año, lo haremos cuerda a cuerda, en algún caso supongo que aceptarás piano también. Eso me tranquiliza. ¡Gracias! Por esa energía desde la fría Castilla, de las vetustas piedras, donde las manos insertan en un pentagrama especial, palabras y sonrisas.

    Un fuerte abrazo, desde la orilla del Sena, para un feliz año nuevo, que con esas palabras cómplices, será muy muy….Feliz

    ResponderEliminar
  13. Joseba Ayensa

    Lo primero Joseba, agradecerte la oportunidad de conocer un poema tan bello, un semblante hermoso de canto de naturaleza, de pasión y de música. La música tal como la entendemos desde la sensibilidad no necesita de buenos oídos, hace poco he hablado mucho de esto, las percepciones del corazón son las que llenan, no me cabe duda que toda esa música desde Albinoni al vol de l'ocell el teu cor la percep en bella intensitat.

    Me ha gustado mucho ese poema, como miles de acordes se armonizan desde el canto de un ruiseñor a las cuerdas del violín y al suave murmullo del clarinete.

    ¡Gracias por este gran detalle Joseba! Feliz año nuevo, y sigue palpando música con el corazón, esa música poco entiende de oídos

    ResponderEliminar
  14. Marcos

    Poco puedo decir, después de todo lo vivido este fin de año, ese primer día del año, solo que como siempre, somos un equipo. Un besazo Marcos para tí y para Blanca y Lorién, nuestro mejor equipo.

    ResponderEliminar
  15. Perillán

    Como tuve la enorme suerte de poder darte ese abrazo, solo decirle al mundo que tú eres ya grande, que aprender contigo es lo más intenso que se puede hacer en la vida y sobre todo, que este año, será un maravilloso libro más en tu colección de maravillas, es ese gabinete de creación que cada día aporta más. Un gran abrazo amigo, sabes que eres lo mejor. Un beso.

    ResponderEliminar