domingo, 15 de abril de 2012

La leyenda del violín de Oro ( I )



Había caminado incansablemente todo un año, por las montañas de la sierra, recorrido todas las sendas que los mapas encontrados en aquel viejo monasterio le dictaban. En sus plateadas sienes aún retumbaba aquella tarde de marzo cuando abrió aquel extraño cofre de latón y leyó aquel paradigmático pergamino.

“Yo Guillen de Griegos, presencié como aquella noche negra Istán de Terriente, sucumbió a los designios del maligno, quien con sus malas artes, llevó el alma del hacedor de Instrumentos de Música a los negros laberintos del fuego eterno. Pues Istán tenía hija de catorce años enferma por tiempo, y pidió la intercesión del maligno para su cura, este accedió pero el diablo nunca hace favores y duro fue en sus exigencias por salvar la vida de la amada hija del serrano

El maligno sacó de su entraña vil doscientas onzas de oro, con las que Istán debería construir un violín de oro, de un saco azul de oscura noche, Satán le entregó cuatro serpientes que al contacto con la noche se convirtieron en cuerdas con las que el hacedor debería dotar al violín. El maligno leyó las condiciones del pacto. Confeccionado el violín y una vez depositado en la mano de Satán, la hija del hacedor de música sanaría inmediatamente, pero Istán de Terriente entregaría su alma definitivamente a los infiernos del señor de las tinieblas. Así quedo rubricado con la sangre del serrano ante horrible mirada del maligno. El plazo treinta días desde ese momento, ya que esa era noche de eclipse y oscuridad.

Durante ese tiempo, en el taller de Istán en Terriente se trabajo sin descanso para la construcción del macabro instrumento. Mucha era la leña que en los crisoles había de quemarse para poder fundir aquel oro de inmensa pureza que había recibido de las manos del príncipe de las Tinieblas, pasados cinco días y viendo que era imposible fundir las onzas con la densidad necesaria para confeccionar el violín, Istán de Terriente marcho a visitar a su antiguo maestro Loís de Bronchales.

El anciano maestro quedó maravillado al ver las onzas de puro oro que su antiguo aprendiz le traía, jamás había visto tanta pureza, reflexionó Loís de Bronchales largo y tendido, examinó con sus instrumentos y formulas magistrales el oro, y tras varias horas de observación y cálculos concluyo: “Este oro forma parte del mítico tesoro templario, que fue arrebatado a la orden en la oscura noche de su exterminio, tiene propiedades que le hacen casi indestructible, oí a mi maestro cuando yo era un triste aprendiz en Gea, que solo las aguas de la fuente Cobeta que manan frías junto con los claros rayos de luna llena, pueden hacer este oro dúctil para su trabajo”. Escuchadas las palabras del anciano, Istán de Terriente puso rumbo al corazón de la sierra a la fuente Cobeta, un lugar donde las gentes decían que bajaban a beber las hadas y elfos de la sierra.

Duras jornadas de camino, entre sendas y veredas, cuando en la caída de la tarde en veladuras de rojo, Istán llegó a Fuente Cobeta, prados y flores de colores le recibieron, observaba sin embargo el hacedor de instrumentos de música que el roce de su zurrón, con el oro del príncipe de las tinieblas tornaba mustias las multicolores flores. La noche se iba haciendo cada vez más presente y en las montañas un albor de fresca luz invitaba a ver la luna que pronto sería plena. Aprovecho Istán para tumbarse y la quietud del lugar pronto lo trasladó al mundo de los sueños. 

Creía estar despierto, junto al agua fresca que se deslizaba con generosidad en la roca del manantial. De repente las flores cambiaban de color con armonía plena, el cielo aún en la noche rompía en destellos azules, todo ese clamor de fantasía le envolvía encontrándose en un maravilloso estado casi placentero, como jamás recordaba haber estado, de repente junto al manantial, vio a un joven de rubios cabellos, sentado, a Istán de Terriente le llamó la atención su piel blanca, sus ojos azules como un cielo matutino de primavera. Llevaba blanca túnica y al hacedor de instrumentos de Música le llamó la atención que fuera descalzo.

El joven miró a Istán con candor.

-Pareces cansado hacedor de instrumentos de Música

-Lo estoy llevo varias jornadas recorriendo la sierra.

El joven observo el zurrón, una sombra de tristeza recorrió su rostro, las flores que le rodeaban apagaron sus brillos y un gotas de un rocío carmín recorrieron algunos pétalos.

-Servir al demonio agota Istán de Terriente.

-Ahora ya es tarde.

-Nunca es tarde Istán de Terriente, te das cuenta como el maligno te agota para que no cumplas tus plazos, entre tu viaje a Bronchales y tu llegada aquí has perdido cuatro días.

El hacedor de instrumentos de música rompió a llorar, era consciente de que no tenía tiempo material para confeccionar el violín de oro, la amargura se hizo dueña de su alma. El joven de rubios cabellos extendió una flor blanca y mirando sus cansados ojos le dijo:

-Tienes tiempo de salvar tu alma y  la de tu hija Istán de Terriente, el príncipe de las tinieblas pretende batir un horrible arco confeccionado con el alma de todos los malvados reyes que han poblado la tierra, debes construir el violín con estás cuerdas.

 El joven se elevó y con su mano cogió un rayo de luna llena, que meció en sus manos convirtiéndolo en cuatro cuerdas de violín. Posteriormente acercó una fuente de porcelana con agua del manantial y le dijo al hacedor que sumergiera el oro en esa agua, una vez lo hubo sumergido, tapó la fuente y el muchacho le indicó

-Deberás confeccionarprofundidades del infierno. El violín permanecerá allí porque Satán lo tirará al suelo, una vez en tus manos de nuevo, deberás lanzarlo contra la roca de Menzio justo donde te citarás con el ángel caido ¡Pero recuerda no intentes batir cuerda alguna!.

La aseveración del bello muchacho retumbó en los oídos de Istán de Terriente, incorporándose, estaba perplejo había sido un sueño ¡Tan real! Miró al horizonte, las flores no eran tan cuantiosas como en el sueño, miró su zurrón y su sorpresa fue enorme cuando comprobó que allí estaban las cuerdas de rayo de luna que junto a él había una fuente de porcelana con el oro sumergido en agua del manantial. 

(continuará)




15 de Abril de 2012. El Vampiro del Cierzo cumple 1 año  


  
 



13 comentarios:

  1. Por aquí nos quedamos -balanceando entre los dedos la pupila única- a la espera de la continuación de esta historia.

    Yo si fuera Istán miraría con recelo a ese joven rubio; me pone nervioso cualquier entidad que me guia, con demasiada información sobre mis huecos. No sé, serán cosas que me inoculó Saramago, pero Dios y el Diablo se sientan en la misma mesa.

    FELIZ CUMPLEAÑOS!

    Y que inversión de roles ventajosa para nosotros tus lectores. El cumpleañero nos regala belleza, en letra y música. Además de todo lo disftutado este tiempo...

    Por muchos más amigazo!
    y brindo con mate cocido (mi ajenjo epidérmico).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchas Gracias!! Las cosas que te inculcó Saramago posiblemente fueron todas muy positivas.

      En la misma mesa y sin saber quien preside las más de las veces.

      Un grandísimo abrazo Juan

      Eliminar
  2. Muy interesante y la verdad que consigues que me sumerja en esos lugares como si fueran fantasías lejanas, estamos acostumbrados a los cuentos de centro-Europa y resulta que nuestros parajes son tan bellos como cualquiera.

    Un añito de Vampiro, para mí una alegría ahora puedo leerte desde cualquier punto y sobre todo disfrutar aunque la distancia sea una evidencia. Las gracias todas a ti, por ese torrente de actividad que nos regalas. Frases, ironía y música, algunos de tus mejores encantamientos.

    ¡Muchas felicidades tato! Y gracias hacer soplar en cierzo en cada palabra y en cada nota. Miles de besos Dídac

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno un añito y tu en parte tienes culpa, por leer tanto. Veremos en que queda el violín de oro, hablaremos largo y tendido del tema.

      ¡Muchos besos!

      Eliminar
  3. Yo diría que tus leyendas son música, pero no estaría descubriendo nada que no sea una evidencia, por eso me centraré en la exclusividad de tus creaciones, como con sutileza consigues ensamblar todo en un cuerpo, en un armazón fino, frágil y casi transparente sin que la música pese más que la prosa. Hubieras sito un gran restaurador, probablemente lo seas pero no puedes dominarlo todo ni siquiera tú.

    Espero con cierta impaciencia, el desenlace de este recorrido por el bien y el mal que Istán de Terriente (el nombre me gusta mucho) hace por esa Sierra llena de conjuros y acertijos.

    Qué decir de este año, placer sobre placer, yo entiendo el regalo de tu parte, tu pensamiento tu ganas de hacer o como dices tú “sentires” son un regalo que todos los que pasamos por aquí recibimos. Como siempre, con ese toque tuyo, esa elegancia que dota a todo lo que tocas de un marchamo especial.

    Gracias por este año!! Y un abrazo de felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchisimas gracias! Te tengo cerca eso es lo que para mi cuenta. Un año es la puerta de otros años que tienen que construirse, como se construye una sinfonía o un concierto.

      Tener buenos maestros hace mucho. Un grandisimo y complice abrazo.

      Eliminar
  4. Sería precioso que hubiera un hacedor de instrumentos de música en Terriente. Que toda esa zona tan bella y tan llena de cosas especiales, fuera un ir y venir de personas. Eso es lo que hace maravillosas muchas de tus historias, que pones personajes especiales donde probablemente un día los hubo y donde quien sabe si un día………….

    Espero con interés el desenlace de esta historia, por cierto el niño rubio me suena esa descripción es igual que uno que conozco yo de unos……dieciséis añicos.

    Un año. ¡Cuántas cosas han pasado! Y muchas buenas, por lo tanto debes y debemos estar contentos, y espero que en el siguiente recorrido, me salgan correctas todas las fracciones y esté siempre como espectador privilegiado.

    ¡Felicidades Dídac! Y gracias por tantas cosas. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería preicoso volver a ver los pueblos con su diversidad, con distintos pensares, con gente y niños corriendo por las calles, sería importante porque la gente tendría mayor amplitud de miras.

      Han pasado muchas cosas en un año Marcos y alguna maravillosa, me quedo con eso. ¡Mis mejores besos tato!

      Eliminar
  5. Interesante situación geográfica XD

    A ver que pasa en esta épica lucha entre el bien y el mal jeje

    Y por lo del añico, muchas feliciades maño! a seguir escribiendo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes, venimos de una tierra interesante a pesar de todo y de algunos. El bien y el mal deberían guazarse alguna vez y dejarnos tranquilos ¿No crees?.

      ¡Un abrazo serrano, maño!

      Eliminar
  6. C'est une année de belles pages de la belle musique, histoires merveilleuses. Joyeux Anniversaire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merci! et j'espère continuer à vous ami

      Eliminar
  7. Las enseñanzas muchas veces andan escondidas en parajes de sierras frondosas y húmedas, veremos ese desenlace, al final somos humanos y como tal tenemos más miedo del que debemos, en ocasiones lo fácil sigue siendo fácil.

    ¡Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar