sábado, 21 de enero de 2012

Vampiro, acordes, palabras, imágenes

video

La noche y el día construyen espacios de irrealidades que son como nutrientes para cada mente, para cada ser que siente la necesidad de percibir otras miradas, otras bellezas aunque estas escapen a los cánones tradicionales, porque lo tradicional suele en los momentos presentes cotizar a la baja.

El Vampiro prescinde del obligado modelo  de razonamiento de la ciencia porque este se construye y se presenta sometido a una amalgama casi infinita de hipótesis materialistas que no pueden dar cuenta de sus intuiciones; que en nada llegan a racionalizar emociones propias y ajenas además de articular criterios que sólo atienden a las relaciones visionadas en los fragmentos de una realidad que ha sido armonizada por los distintos usos a los que se ha solapado.

Con los finales de ciclo, se hacen en el mundo racional balances, inventarios de género y sobre todo expectativas para el nuevo periodo, todo ello dentro de un patronaje perfectamente diseñado y como compartimento estanco.

Nada más lejos que entrar en esos barbechos; simplemente en un rincón donde el Vampiro habita y las más de las veces sobrevive, se pinta, se hacen manualidades, se recogen todos los elementos y se hace un amalgama, un collage, es un juego de laboratorio pero un laboratorio sencillo, de los que te dejan los reyes cuando tienes once años; por un lado , música esa piel que es más piel que la propia la mayoría de las veces, dermis con la que nadie se siente ofendido o casi nadie, esa que cuanto más se conoce más se quiere y no como la otra que cuanto más se conoce menos gusta.

Sobre un preparado de palabras, que permiten jugar con las distintas porosidades del color, palabras forjadas en el interior, palabras de esperanza, de miedo, de amor, palabras dedicadas a los poetas a los escritores a los amigos, palabras que el cierzo jamás se lleva, las mece, las aposenta y las regala a cada cual, aunque algunas estén llenas de melancolía y otras no sean el bálsamo de optimismo deseado.

A cada palabra una imagen, algo con lo que la mirada identifica, algo que para el Vampiro es una cosa, pero para el resto de los amigos es otra, o son millones de sentimientos, imágenes que al redoble de tambor, producen estruendo de sensaciones, imágenes que son tambor, tambores que son vistas, tambores que son sonidos que solo se ven no se oyen, tambores que son de Buñuel.

No hay resultado, solo música que se ve, imágenes que se oyen, palabras que son temblor cuando acarician la piel, palabras que son dardos, que sin querer son pétalos o balas, las palabras nunca quieren sin no quiere quien las escribe.

Quiero hacerle caso a Toquinho, y pensar que el futuro es una acuarela y mi vida un lienzo que colorear. Es a mi madre a la que le gusta Toquinho, curioso. Al final no hay resultado, son cosas que han ido naciendo, creciendo y muriendo en este tiempo. Una obra destinada a ser entendida en su total dimensión que el Vampiro reafirma y distingue en un impulso primigenio que desordena sus experiencias más íntimas, que se expande alrededor de una estructura lingüística que existe independientemente como una entidad, pero todo esto no es brillante, no es bueno, es simplemente una entidad, la del Vampiro.

Pronto llegará Febrero, yo tengo preparada mi caja  de Luz, y me da rabia que en la ventana de enfrente en la Rue de Croulebarbe no haya nadie que huela a menta y miel. Pero será otro tiempo quizás la puta lámpara maravillosa a la que solo le pediré un deseo -no necesito más- la lámpara no está en ningún desierto está en Houston esperando y no sé creo que solo yo lo he adivinado porque no tiene forma de lámpara.

Nada se ha hecho para siempre, a una tarde de Diciembre bella y emotiva le sucederán otras tristes y con llanto, a palabras como caricias tormentas oscuras las teñirán de negro azabache, solo una cosa, seguirá habiendo palabras imágenes y acordes o si se prefiere, seguirá habiendo Vampiros, febreros, acordes, escritores, amigos, niños grandes de la estepa que riega el gran río, palabras, dos orillas, niebla de colores, cierzos, desiertos y tierra roja, bailarines y cuatro cuerdas. Y yo seguiré queriendo a Lorién mucho.

12 comentarios:

  1. No sé (es muy esperanzador comenzar un comentario diciendo "no sé"); últimamente he pensado mucho esa cuestión de las palabras y como dije en alguna otra parte que ahora no recuerdo, la palabra pende indefectiblemente del tiempo (y a veces hasta el mismo tiempo es un embrujo de formas y lo eterno mira por el rabillo del ojo, le tengo miedo a lo eterno)/

    La palabra es un oficio muy parecido al mundo, a veces gira mucho más allá de las pretensiones de sus protagonistas (y a veces quieren más que sus autores); sólo el tiempo (Hada y Verdugo en la misma caricia) sabe poner las cosas en su lugar.

    Y a cada una de las tardes de luz la sucederá un reverso melancólico-lacrimógeno y en este mediodía argentino de ansiedad atrasada (y lagrimales acorazados) donde computadores y ordenadores se convidan gentilicios puedo decir que,

    no sé (terminar un comentario diciendo "no sé" es doblemente esperanzador)... puede que todo sea efímero, pero hay melodias y planetas que nunca se van a ir del alma, y eso es lo más "para siempre" que yo conozco,

    Entre los aplausos del final se deben oir los míos. Gracias por subirlo, ahora lo bajo.

    Escuchá esto que me suena adentro: http://www.youtube.com/watch?v=RLuWrok_HpQ

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Palabra y tiempo, una relación que todo el mundo asume, pero que quizás este llena de Universos por explorar. La mayoria de las veces no sabemos y siempre es esperanzador, porque cuando todo se sabe, el sol se queda en un punto concreto que nos impide ver aquello que imaginamos está al otro lado.

      Entre los aplausos del final, escucho perfectamente los tuyos, me produce una enorme alegría leerte en el Vampiro. No sé, quizás haya plabras esperanzadoras esperando.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. ¡Hola amigo Didac!, me han llegado al alma los tambores de tu paisano aragonés Luis Buñuel. Te dejo el enlace de la página de mi "Blog" que hablo de él en un poema titulado: Poesía salvaje

    http://joseba-ayensa.blogspot.com/2010/12/ante-la-estolidez-religiosapoesia.html

    El cierzo si que es capaz de llevarse las letras...
    su fuerza es inusitada
    sobre todo cuando arrecia por la cuenca del Ebro.
    Tudela envuelta en sopa de letras
    para que mi mente succione el saber del viento
    y pueda escribir estos versos
    para tí, amigo Didac
    un músico
    que con su prosa y música
    no deja de crear poesía.

    Poema escrito "A vuela ordenador" la mañanada del Domingo 22 de Enero del 2.012
    -Joseba Ayensa (Poeta-cantor.)-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tambores sí Joseba, estruendo de rebelión ante un país vestido de girones. Me gusta esa rápida línea de poesia espontánea, donde corrientes de palabras y cierzo de pensamientos siguen componiendo, en el incorfomismo, virtud de poetas.

      Y al final Tudela y esa Catedral de piedra, con cincel de viento y ribera. Un abrazo

      Eliminar
  3. Me es difícil encontrar el término justo para definir todo este Collage que has construido abierto a todas las sensaciones posibles. Para unos, música, retina para otros y algunos verán palabras, pero ahí radica lo brillante. Sí Didac, es soberbio, porque como si de una pieza orquestal se tratara nos llevas de los sentimientos a los tambores de emoción de la pátina más intima a tus esperanzas más coloreadas.

    Y el caminar de la mano de esa partitura soberbia, cargada de esas imágenes que han acompañado tu sendero como un bello vampiro. Eres cierzo y los que somos tierra TU TIERRA solo podemos estar orgullosos de ti. Me ha gustado mucho creo que París te sienta muy bien, tu espontaneidad sigue aturdiendo como tu elegancia, tú hermano estará muy orgulloso con tus palabras finales.

    Un gran abrazo. Eres una persona maravillosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si una persona maravillosa me dice que yo estoy en tan distinguido club, solo me cabe sentirme alagado. El arte como oficio, me repetían cuando tenía 19 años, la pintura la palabra la música requieren de esfuerzo y trabajo y aprendí, lo hice con un gran maestro y eso no se olvida. Febrero asoma sus engañosas crines por las colinas, pero contamos con palabras y sonrisas y tablas de gran belleza recién restauradas.

      Un abrazo intenso amigo

      Eliminar
  4. Ya verás como si, como Febrero es un corto soplo de alegría. Y seguiremos sonriendo y esas sonrisas serán palabras y tambores y otra vez haremos carreras por Sagasta, cuando salgamos del cine.

    Habrá siempre una música que nos recuerde que aprendimos de los reveses y otra música que nos diga, que hubo un día maravilloso en una gran ciudad, que alguien sonrió y que lleno la atmosfera de miles de notas, de palabras y de magia con una barita especial de cierzo agua y tierra roja.

    Gracias por ser el primero. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda mi vida, he caminado por mi casa, rodeado de las más bellas partituras, de concertantes de miradas, de besos como sostenidos, que impactaban en mi piel y me hacían feliz, ante eso no queda más que saber, que esto es de todos, que esta es nuestra lucha, nuestros tambores, y que hemos seguido corriendo por Sagasta, porque todos somos equipo. Habrá palabras pero aún cuando crecemos y nuestras fronteras se hacen mayores, siempre miro en ese rincón donde sentado en el suelo estoy junto a mi Héroe.

      Todos los besos.

      Eliminar
  5. Février est comme le lac des cygnes, lisse et froid, aussi excitant, je vous souhaite le meilleur, vos mots sont magnifiques, vos gestes sont belles, votre violon est belle. Merci.

    belle écriture. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merci. Je ne suis pas oublier, je continue ici, je ne veux pas que vous alejes.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Yo siempre he admirado esa capacidad de pintar palabras, de musicarlas, de hacer de las palabras una melodía sea de tambor o sea de violín. Y leyendo este texto he visto otras muchas que me hacen feliz, me considero una persona afortunada por tenerte tan cerca.Juntos sabes que ganaremos esta prueba.

    Un beso tato.

    ResponderEliminar
  7. Yo soy Feliz leyéndote, soy feliz hablando contigo y sobre todo soy feliz cruzándome en ese pasillo mañanero que tanto añoro y que muchos piensan que es nuestro peor yo, sin saber que es nuestra complicidad más antigua. Y en eso estamos, cómplices de lo mejor que nos pasará en Febrero.

    Un beso tata

    ResponderEliminar