jueves, 24 de noviembre de 2011

SU REINO NO ES DE MI MUNDO


“Mirad bien a vuestros amados candidatos no son más que odiosos reptiles espaciales”

                                                                Homer J Simpson



Hemos decidido andar por el siglo XXI con la mente acartonada. Dice la teórica que en un sistema democrático al uso, son muchas las cosas que unen a la sociedad, bastantes más que las que la separan, por lo menos esa es la base de una teoría que tendría que tener en cuenta algunos factores. Salta a la vista que el económico es el principal, pero para que este factor haya alcanzado las posiciones de influencia que ahora tiene, hay que analizar algunos aspectos. Por un lado la falta de eficacia de los modelos ideológicos que arrastramos desde el siglo XIX, hay una evidente inmovilidad de las actitudes humanas a la que se puede calificar como sociedad de la acomodación; esta circunstancia ha sido demoledora para las doctrinas y planteamientos político ideológicos de los partidos más si cabe en la izquierda. El personal dice no creer en la política ni en los políticos y por tanto el ritual de votar ha perdido consistencia, al menos mental (luego pasa lo que pasa) y por otra parte hay una notoria ausencia de explicaciones, ahora lo de buscar culpable en palabra y forma se torna complejo, ya no vale destapar actos corruptos o tramas oscuras, ahora el pensamiento es liviano, casi aséptico, y por eso tiene cierto toque de asco.

Los partidos convencionales y algunos de los no convencionales también, se han instalado en el chauvinismo religioso y cultural (ya todo es cultura, desde Goya hasta las verbenas populares, formula 1 y el fútbol) lo que presenta un panorama decrépito; por tanto sin ideología sin filosofía, sin capacidad de reinventar o tirar al sumidero el invento y hacer otro nuevo, estamos en manos de una mercadotecnia electoral ¡vamos! que se vota en función de la capacidad de marketing que subyugue al personal, lo mismo se vota a un partido que se compra un detergente en el super, todo está en función de la capacidad de vender el producto o más bien la moto.

La tertulia política de tasca, está muerta, como muerta lo está la de los medios de comunicación, se nos presentan dos bandos, cada uno defensor enfatizado de una de las dos posiciones preponderantes, como me recuerda esa gran frase de los Simpson donde Kang asevera: “Sí, somos alienígenas y eso ya no nos lo quita nadie, pero el sistema es bipartidista, deben votar a uno de nosotros”.

 Resulta evidente que la venta del producto es lo que prevalece; frente a un mínimo esfuerzo de programa se nos ofrece una oferta más comercial que otra cosa, con encuestas que son parte del entramado mercantil en el que se ha convertido un sistema democrático obsoleto por irreal y por estar en las antípodas de las necesidades del ciudadano, ya no hay pensamiento político ni maceración de un programa de realidades, son un grupo de consignas como ofertas de grandes almacenes que se adaptan a unos medios de comunicación, cada vez más prisioneros de la subvención.

Se hace pues patente la necesidad de cambios drásticos, pero estos no solo se deben quedar en el sistema, hay que incidir en la necesidad de que la cultura emerja y no conformarse como pollos de granja en el injusto y deleznable sistema económico que nos roba un futuro por el que muchos de nuestros abuelos y padres lucharon con ahínco, junto a estos planteamientos una educación diseñada para una sociedad justa y libre, con igualdad de oportunidades para todos; que la educación llegue a todos los estratos de la sociedad será el síntoma de una sociedad libre y no manipulable.

Somos prisioneros de unas organizaciones, que poco o  nada tienen de democráticas en su funcionamiento interno, partidos políticos y centrales sindicales, cuentan en sus filas con el mayor censo de “Vividores” jamás conocido desde los tiempos del antiguo régimen, se ha creado una pseudo-aristocracia de palurdos con traje, que viven en los parámetros de aquella que fuera finiquitada por la revolución francesa, la diferencia es que esa caduca nobleza, leía a Shakespeare y  al menos tocaba un instrumento musical -lo que no  les hace más admirables- mientras estos disfrutan a Belén Esteban. Desgraciadamente es casi en lo único que podemos decir que hay políticos cercanos al pueblo.

Hemos caído por tanto en una geografía donde cuatro grandes organizaciones  –partidos y sindicatos- se sientan en una mesa con forma de estado, para repartirse un pastel de comodidad, y se hace con un cinismo casi insultante, donde nadie habla de limitación de mandatos o de los liberados sindicales -hay auténticos profesionales con incluso 20 añitos de experiencia en la liberación sindical- y es que levantarse todos los días a las 11 mientras el resto lo hace a las 6 engancha y no digamos nada frente a los que hacen turnos, es como la publicidad de las tarjetas de crédito  “no tiene precio”.

La autentica riqueza de la libertad es que los ciudadanos, puedan percibir todo tipo de informaciones, de encuentros y  contraste de realidades no adulteradas por campañas de marketing político. Pero lo más importante: no hay libertad si la sociedad no es un conjunto real de hombres y mujeres libres sin un yugo económico que los condene a ser simples consumidores a sufrir en carnes propias decisiones que se toman a miles de kilómetros de su entorno, por despiadados ejecutivos, que cada mañana emergen de las cloacas para recordarnos que el cielo es una ensoñación y el infierno una realidad. Por tanto, a mi no me miréis que yo tampoco vote a Kodos




14 comentarios:

  1. Si, ese capítulo es un profundo acierto (como algunos otros). Pero no he venido aquí sólo para decir que el humor es una de las formas más efectivas de criticar al mundo; porque la sonrisa disuelve la consistencia de cualquier Babel, y nos asemeja bajo el cielo.

    Creo que hay muchas respuestas y muy pocas son las que tiene mi alma. Pero parte del camino quizás este en el retorno a cuando las formas (condena inapelable de nuestra especie) menos formales sean (retorno en la construcción, no en el tiempo).
    Es decir, la pregunta esencial sigue siendo ¿por qué mientras un paranoico puede comentar tranquilamente su opinión en un Blog, otra persona deberá recorrer kilómetros para obtener un vaso de agua potable?; y creo que aquí está el punto esencial que quizás divida a la verdadera "nueva política" de la vetusta concepción partidista.

    Este circo de palabras vacías que nos han obsequiado sublingualmente bajo el nombre de democracia... La pregunta ronda sobre quién toma el vaso de agua y quién comenta tranquilamente en su pc -ordenador para el otro lado del Atlántico-, y nos explican que el destino de cada uno depende de su esfuerzo (cosa que un punto es verdad, toda realidad es susceptible de cambio por la acción de su protagonista), pero no deja de ser cínico partir de esa premisa cuando la pregunta que, según creo, debe hacerse la política es ¿por qué se toma como natural la existencia de esas injusticias flagrantes? ¿por qué mientras uno tuvo el tiempo de exponer su alma y mal o bien de sentirla, otro ser humano (muy cerca, siempre es cerca) sólo tuvo tiempo para sentir su cuerpo y las necesidades primordiales que no pudieron ser saciadas?,,,

    De variadas maneras creo que esta pregunta va surgiendo y tengo esperanzas de que sea el motor de nuevos abordajes sobre la realidad; sobre todo para superar las formas.

    Que uno dude si es expresión libre (en sí mismo) el voto en las urnas no significa que apruebe lo que había antes de las urnas. Es indudable que el voto no actúa sobre el punto crucial de la cuestión, con el voto elegimos en segunda instancia, elegimos de qué forma (más siniestra, o más diestra; en el caso de notar la diferencia) se va administrar la realidad, pero no elegimos sobre esa realidad.

    En este punto quizás la denominación norteamericana sea un poco más sincera, ellos llaman a sus gobiernos "administraciones".

    Bueno, muy emocionante leer esta entrada Didac, la sensibilidad inherentemente se cae de las formas y es una gota de belleza buscando las raices.

    Gigantesco abrazo, de anarquía.

    ResponderEliminar
  2. Y tan acartonada, aquello que nos contaban de pequeños sobre los de dar al pueblo corridas de toros y partidos del Real Madrid, es lo que anteriormente fue el pan y circo y ahora es prensa rosa y más futbol.

    Y creo que llamas a las cosas por su nombre, esta pseudo-democracia sirve para sostener un numero de vividores a los que la justicia, y la igualdad de oportunidades les importa bien poco, en suma el individuo les importa gran cantidad de nada.

    También quiero felicitar a Juan Ojeda por su comentario, aporta esas visiones universales que debemos tener en cuenta, puesto que el primer paso es eliminar los estratos en los que interesadamente se ha dividido la vida del hombre.

    Se nota que no permaneces indiferente y te gusta analizar, estas vacaciones escucharemos a Ismael Serrano y ese papa cuéntame otra vez…….Un beso Didac.

    ResponderEliminar
  3. Mi mente no abarca estos temas, se queda pequeña. Pero, lo que creo es que cada vez que se otorga el poder a una persona o entidad, este poder poco a poco deja de ir dirigido en lo esencialmente importante, las primeras necesidades de todos, el bienestar generalizado va derivando en el bien común que termina siendo en el bien de aquellos que concentran dicho poder.

    Y el pueblo, ante esa situación tiene una única posibilidad: sublevarse… ¿pero para qué? ¿Para formar una asamblea que finalmente estará manejada por truculentos enramados de intereses de algunos de los participantes…? A veces pienso que sería mejor que volviéramos a los tribus y vestirnos con pieles, o mejor que volviésemos a actuar como animales, porque ya lo somos, ¡dejemos de ocultadlo!...e igual, así, por la propia Naturaleza, nos alejáramos de esta locura sinsentido creada por nosotros mismos…

    Aunque, mi madre siempre me dice “más vale malo conocido, que malo por conocer”… yo creo que voy a ir acostumbrándome a andar con to suelto mientras pienso si esa postura es la más acertada.

    En fin, yo pocas ganas tengo de luchar por estas causad...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Evidentemente tenemos que reflexionar, sabemos que el invento no funciona y que hay que avanzar, porque esto que se nos presenta es un estado de retroceso, maquillado como estado de derecho; y como se les llena la boca cuando lo mencionan.

    Me gusta tu capacidad de hacernos pensar, en estas líneas de opinión que planteas, como dices tú tenesmos que llegar a un punto de armonía. Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Todo se ha perdido…
    Las democracias aniquiladas por la dictadura de la economía que ahora pone y quita presidentes
    El capitalismo que destruye la clase media (base de la circulación del capital) frente a una reducida elite rica y una masiva clase sin recursos dependiente de los subsidios.
    La sociedad que ha perdido los valores y se pierde por los resultados.
    Todo ahora es marketing, todo es apariencia, todo es efímero,… mientras el poder económico en manos de nadie cada vez se hace más permanente.

    Ays!
    Un mundo culto y educado nos hará libres y justos?
    Una educación y cultura libre nos permitirá distinguir la verdad.
    Un individuo culto o no, educado o no,… es el que debe empezar por la búsqueda de la bondades sí mismo.

    La bondad es la base que puede permitir que todo sea posible.

    ResponderEliminar
  6. Juan Ojeda

    No puedo por menos que sumarme a la felicitación de Marcos, creo Juan, que ha sido un comentario certero, puesto que mientras yo me he centrado en el sistema como problema obsoleto tu añades conceptos amplios, es como una continuidad que pasar de un esbozo pos-electoral (el mío) a una situación que nos debe abrir una profunda reflexión.

    Es para mí un placer leerte y contar con tu pluma maestra en este espació me llena de enorme felicidad, además ambos sabemos que existen esas posibilidades que aunque tildadas de utópicas, serían solución a un mundo que se desgarra con dentelladas de dinero y pobreza.

    Un gran abrazo de anarquía desde esta Europa en RE menor

    ResponderEliminar
  7. Marcos
    Para indiferentes ya tenemos a los banqueros, pase lo que pase, la caja siempre llena, ahora a la avaricia le llaman rescate, siempre el mismo acompañamiento pobre de cuerdas y mucho viento sonoro, para que la gente no oiga las grandes mentiras contadas como medias verdades.

    Ya sabes que me cuesta callarme, ese es uno de mis principales “prontos”, pero el invento obsoleto y la orquesta desafina, y no hay poco peor que escuchar una orquesta desafinando.

    Te espero en París con el disco de Ismael Serrano ya puesto. Un beso tato

    ResponderEliminar
  8. Saiz
    No te falta razón, pero en parte puede pasar que cada vez que se entrega el poder a alguien, este o el colectivo acaban legislando para suprimir todos los mecanismos de control, con objeto de perpetuarse en el poder.

    Así tenemos a políticos en el país que han pasado por todos los escaños posibles, por no hablar de ese conjunto de representantes en Estrasburgo al que yo llamaría Parlamento-Balneario.Igual aciertas y la solución es volver a la tribu, bueno como habrá rituales, ya me encargaré yo de la música.

    En fin, que te voy a contar, como dice nuestro paisano habrá un día en que todos………………..

    ResponderEliminar
  9. Blanca

    Si Blanca, pero llegar a ese punto de armonía necesita compromiso, y eso últimamente ni está ni se le espera, además a estas alturas ya no podemos pensar, que los que tienen capacidad de legislar, lo van hacer dañando sus intereses.

    Nos queda reflexionar y al menos no callarnos, y en esas vamos a seguir estando, un besazo, ya sabes que tenemos preparado un papa cuéntame otra vez……..

    ResponderEliminar
  10. Desde luego la libertad democrática es imposible en condiciones de imposición económica. La elección se balancea entonces entre el liberalismo trasnochado y el recorte social, porque los políticos lo saben bien, cuanto más pobre es una sociedad, más atada tiene que estar.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Tienes razón. Y así podría firmar e irme, porque poco más puedo decir.
    Que la clase política sea pésima no es algo nuevo, hace cien años en España ya se
    decía y lo hacían porque a pesar de sus políticos, señores doctores, intelectuales y con idiomas, miraban a una europa mucho más sofisticada que nuestro país. Pero ahora en todo estado de bien tienen una figura mediocre. Un claro ejemplo de esto lo tenemos en Francia, Sarkozy (que dentro de lo que hay tampoco es tan malo) no le llega ni a la suela del zapato de Chirac, y este hombre, aun con todo lo criticable que puede tener, es alguien educado, que habla varios idiomas y que tenía una buena carrera intelectual. ¿Y en España? Creo que no me equivoco si digo que todos los presidentes de España desde el Franquismo vienen de la misma carrera, de derecho. Bueno, menos Calvo-Sotelo que era ingeniero (en fin) ¿Culpas? Mirémonos al espejo. La clase política española es terrible, pero lo es porque representa al grueso de España y a este país nunca le ha interesado pensar. Mientras sigamos fomentando la educación para mediocres y aplaudiendo a los futbolistas, mientras insultamos a los intelectuales estaremos perpetuando nuestra propia mediocridad.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Desconcierto

    La búsqueda de las bondades de sí mismo, de la mano cultura y la educación resulta más sencillo, la educación es un bien universal que dota al individuo y al colectivo de conocimiento para elegir y no ser engañado, en España es un bien partidista y sectario. Uno tiene la sensación que pierde el tiempo con tanto valor arraigado, firme e indestructible.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Aníbal

    Así estamos trasnochados, sin capacidad de innovación y con las sociedades europeas inmersas en un sistema interesado en el que hay que decidir entre tirios y troyanos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Luzdemercurio

    Ya Jovellanos alertaba que en España la clase política no era brillante ni despierta. Creo que a la hora de pensar, quizás habría que reconocerse como una realidad que no se aglutina uniformemente, somos un conjunto variado, debajo subyacen muchas melodías y la armonía que tiene que casarlas a todas, chirría. Personalmente, la convivencia de diversas realidades culturales creo que son positivas, y la clase política se instala en la demagogia para denostarlas.

    La educación y la cultura son un motor de desarrollo tan importante como los “activos económicos” mientras falte reconocimiento a esta necesidad, seguiremos chutándonos princesas del pueblo en vena y apaleando Quijotes.

    Un saludo

    ResponderEliminar